Incense
 
 

Carta a los ancestros

No eres sólamente dos pies que andan en esta Tierra. No son sólo tus huellas las que vas dejando al pisar, sino también la de aquellos que te precedieron que tuvieron la suerte de vivir en esta Tierra, luchando guerras, pasando hambre, sufriendo infortunios pero también celebrando victorias y alegrías, como la de tu nacimiento, porque de alguna manera significa que su sangre corre por tus venas e irá corriendo a lo largo de la Historia.

Cuando tu naciste, todos ellos de alguna manera vinieron contigo a acompañarte, eres el resultado de todas esas guerras que han ganado y todos esos triunfos.


Eres el resultado de todos aquellos sueños y promesas que los que te precedieron nunca pudieron cumplir, y que de alguna manera se reflejan en ti. O la de aquellos que la cumplieron y de alguna manera, desde dondequiera que estén, nos ayudan guiándonos para hacernos el camino más fácil.


Eres el resultado de todo ese amor y apoyo incondicional que toda tu familia, anterior a ti, se han dado para que tu estés aquí viviendo y respirando, haciéndo lo que muchos de ellos no pudieron hacer por haber tenido una muerte prematura, o por haber tenido que tomar decisiones que cambiarían el rumbo de su vida para que tú mismo pudieras estar leyendo esto.


Eres el resultado de esa felicidad cuando recibieron buenas noticias con gran ilusión, como la del nacimiento de tu tatarabuelo, por ejemplo, y éste tuvo a bisabuelo, y éste a tu abuelo, y éste a tu padre, hasta que llegaste tú.


¿Alguna vez te has preguntado quienes fueron aquellos que te precedieron? Y no sólo como personas, sino como almas dentro de tu grupo familiar, o de tu clan. Todas esas almas vinieron a cumplir un papel dentro de su vida individual, pero también dentro de su familia. Grandes almas que de alguna manera han venido a enseñar o a dar ejemplo de lo que no se debe de hacer, para que los que les siguen, sigan sus pasos o inicien un nuevo camino, pero nunca alejándose totalmente de esa raíz que conecta a todos, a ese núcleo familiar de donde todos los de cada misma familia han venido.


Por ello, hónrales, dales gracias por haber sido fuertes y por haber luchado batallas, tanto externas como internas, para que gracias a eso, tú estés aquí. Sé feliz, primero por ti, pero también por y para ellos, y asegúrate de hacer con tu vida aquello que realmente quieres: Eres el sueño realizado de todos aquellos que tuvieron que renunciar a mitad del camino.


Aunque como dicen, también somos resultados de esos secretos individuales dentro de la familia que nunca se han dicho, o ese dolor por haber realizado algún mal, o aquellos miedos que les perturbaba el alma pero que no fueron capaz de decirlo aunque sea en susurros. Para ello, pide perdón y también, muy importante perdónate, perdónales por todo aquello que aunque no sabemos cuales fueron sus errores, sí que sabemos que todos nos podemos equivocar, somos humanos, pero sí que estamos en lo cierto diciendo que aquello que nos une por siempre es el amor y el orgullo de peternecer a la gran familia que pertenecemos. Así sanarás tu propia historia individual dentro de tu familia pero también, a todos aquellos que vinieron antes que tú para cumplir el sueño más grande que cada familia desea: el crecimiento de la familia años tras años.


Vive tu vida de la mejor forma que puedas, para cuando tengas que irte, no hayas cumplido sólamente tus sueños y hacerte orgulloso, no sólo a ti mismo, sino también a los que soñaron lo mismo que tú y no pudieron llevarlo a cabo, fueron felices pero no se dieron cuenta de lo importante y verdadero que es sentirse feliz, y estén agradecidos de que se haya escrito un nuevo capítulo dentro de tu historia familiar.



TheVoiceThatListens




35 views0 comments

Recent Posts

See All
 
 
Subscribe to Our Newsletter

©2019 by TheVoiceThatListens. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now