Incense
 
 

Cementerios y lamentos

Creemos que somos eternos en vida, que nuestro corazón siempre va a latir, y que todos nuestros sueños se van a cumplir. Pero a veces llega nuestra amiga tan temida vestida de negro, seduciéndonos con palabras dulces de amparo y de belleza, y cruzamos con ella el Puente.

Entonces ocurre, nos damos cuenta de todo lo que hemos dejado atrás. De todo aquello que no hemos vivido por miedo, de todo aquello que no hemos dejado que ocurriera en nuestra vida para "vivir". Y nos convertimos en polvo, en recuerdos, en memorias, en sueños...

Por eso, cuando quieras amar, ama. Cuando quieras volar, vuela, cuando quieras vivir, VIVE. Ríe a carcajadas, que importa que dirán, ellos también desean hacerlo. Baila en mitad de la calle, sólo, ellos te observarán y algunos quizás, se unan.


Muchos momentos en nuestra vida no se han plasmado por miedo. El miedo. ¿Realmente debe pararnos? ¿Crees que, de todos los que hay enterrados en un cementerio, se han dejado llevar por miedo cuando deseaban hacer algo? Quizás sí, pero está claro que al momento de morir, se han arrepentido.

En lugares como éstos, se han oído los llantos más fuertes. Se han hecho las promesas más sinceras, se han dado el último adios más bello que el mundo podría contemplar. Aquí se han dividido caminos que luego, en el más allá, se han vuelto a juntar tras un "Amado pero no olvidado" o "Algún día habrá una dulce reunión con aquellos que amamos".

Por eso, ahora que me estás leyendo, VIVE, haz locuras. Cuando dejes este mundo, las tristezas se quedarán en este cementerio, pero las locuras, los momentos felices, siempre quedarán en la memoria de aquellos que, con amor, te han rodeado.



11 views0 comments

Recent Posts

See All
 
 
Subscribe to Our Newsletter

©2019 by TheVoiceThatListens. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now