Incense
 
 

¿Mismo lugar, o mismo nivel de consciencia?


A veces, solemos pensar que estamos estancados en un mismo lugar. Como si un lugar nos hubiera atrapado, como si estuvieramos viviendo en una cárcel impuesta. Y refirámonos a lugar y no situación, pues ambos tienen contextos muy diferentes.

Sentimos que nada cambia, que todo es lo mismo, que cada día es igual que el anterior, que ese mismo lugar parece perenne, que nada se mueve, que solo se respira cotidianidad. Pero esto es un concepto muy equivocado, porque no somos capaces de percibir exactamente lo que ocurre en nuestro interior, primero, y a nuestro alrededor, segundo.

Todo cambia. El mismo lugar en el que nos acostamos ayer noche no es el mismo en el que nos hemos despertado hoy. Ni tampoco nosotros. Todo nuestro ser y todo el espacio donde vive nuestro ser ha viajado a través del tiempo y la materia durante la noche para que todo sea diferente. El simple hecho de pensar que todo es igual o constante es un insulto a nuestro interior y a nuestro alrededor. Rectifico, mejor dicho, no es un insulto, sino como ya mencioné, la incapacidad de darse cuenta de que todo cambia.

Seguro que en el día de hoy tenemos pensamientos distintos, seguro que alguien nos ha llamado y ha hecho que el día sea diferente, quizás porque hemos tenido emociones distintas o incluso porque hemos aprendido algo que no sabíamos o porque simplemente no pensamos de la misma forma. Y esto es en cuanto a nosotros, a nuestro ser, a nuestra personalidad.

Pensemos ahora en un lugar, por ejemplo, la ciudad en donde vivimos, o el lugar donde trabajas. Imagina que, insofacto, hay un terremoto que cambia las distintas porciones de materia que construían ese lugar. Y tiempo más tarde, lo olvidamos, y pensamos que ese lugar es igual al que era antes de que el terremoto ocurriera, aunque no haya ocurrido daños físicos. ¡Pero ese lugar ha cambiado energéticamente!

O véamoslo con otro ejemplo menos caótico. Hemos limpiado la casa, o hemos comprado una planta y la hemos colocado en nuestro salón. Entonces, hemos hecho cambiar el lugar. O hemos quemado incienso y hemos cambiado la frecuencia vibracional del lugar. Todo depende del grado de percepción.

Entonces, antes de decirnos que vivimos constantemente en el mismo lugar, aprendamos a ver y sentir todo lo que tenemos a nuestro alrededor, aunque nos desagrade, o nos guste mucho, porque siempre, cada segundo, cada minuto, cada nuevo mañana, ese lugar se transforma para volver a ser diferente. Al igual que, el Sol, después de la noche, vuelve y aunque nos parece distinto, realmente, ha cambiado, porque hay días que brillará más, hay días que brillará menos, con más o menos horas de luz, o quizás, con nubes. Aún así, él siempre está cambiando.

¡Qué aburrido es permanecer siempre en un mismo estado! Y aún así, estamos hechos de energía, y nuestro alrededor también, y hasta nuestros pensamientos, ¡energía que ni se crea ni se destruye, sino que se transforma!

Siéntate aquí, medita lo aprendido, disfruta del té. Hasta la próxima.



La Voz Que Escucha




#Crecimientopersonal #Crecimientoespiritual #Coaching #Entradasmotivadoras #Frasesmotivadoras #Textosmotivadores #Inspiración #Mindfulness #LaVozQueEscucha #Serinterior

8 views0 comments

Recent Posts

See All
 
 
Subscribe to Our Newsletter

©2019 by TheVoiceThatListens. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now