Incense
 
 

Otro año más, ¿igual o diferente?

El tiempo ha ido desvaneciéndose, los eternos presentes del año anterior han pasado a la historia. No mucho ha cambiado alrededor de uno o una, pero, ¿qué tal en tu interior? ¿Cómo te sientes? Espero que te estés dando cuenta de todo aquello que puedes llegar a hacer cuando te lo propones, aunque la vida se ponga jodidamente difícil. Pero es que es realmente en estos tiempos en dónde la capacidad humana evoluciona para descubrir de qué estamos hechos cada uno de nosotros. Estamos acostumbrados, por muy duro que sea, a que nos lo den todo bien masticadito: un trabajo con un salario fijo, unos horarios para así estar tranquilos (porque así no tenemos que comernos la cabeza), una rutina (trabajo-casa-casa-trabajo) que aunque no nos gustaba, nos hacía sentirnos que tenemos una razón por la que vivir (aunque sea de forma incierta).


Volvemos nuestra mirada hacia adentro, hacia todas aquellas cosas que de verdad nos mueven y que hacen que la vida merezca la pena. En este año nos hemos dado cuenta de lo mucho que podemos llegar a cambiar, de lo mucho que nos importa la familia, o de lo mucho que entendemos que nuestra felicidad depende de nosotros mismos, y no de ningún gobierno, institución, movimiento social, etcétera.


Estamos viviendo unos tiempos tan difíciles, aunque no nos demos cuenta, que van a traer cambios, queramos o no. Y es que, la pregunta que nos podemos hacer ahora es, cuando todo esto acabe, si es que acaba, ¿cómo quiero contar mi historia? o mejor dicho, ¿qué papel quiero tomar en la historia que cuente? O sea, ¿quieres hablar sobre ti como aquella persona que siguió viviendo la vida tan normal, sin luchar por tus derechos, sin investigar, sin cambiar? ¿O prefieres ser alguien que ha cambiado, que ha invertido tiempo en ti para descubrir lo que realmente puedes hacer si te lo propones, luchando primero por ti y por tu futuro, y luego, por tu familia? Y creo que muy pocos se están replanteando esto. Como bien me han dicho de pequeño, la cuchara que escogas es con la que vas a comer, entonces, esta reflexión enseña que como serás en el futuro radica en cómo estés siendo en este mismo presente, mientras lees esto, con todas las decisiones que estés tomando en este mismo momento, y todas las acciones que andes llevando a cabo.


¿Estás haciendo cambios internos? ¿Te estás convirtiendo en la persona que realmente quieres llegar a ser? ¿Estás usando todas las dificultades que se presentan para hacerte más fuerte, más sabio, más consciente de tu realidad? ¿O estás dejando que lo que te ocurra te lleve a la ruina, y no material, sino de tu mente y alma?

Porque como he dicho, solamente en momentos como éste es cuando el ser humano mejora y avanza. Y cosas parecidas a las que estamos viviendo, se han repetido en la Historia, y aquellos que las desconocen, están condenados a repetirla. cómo por ejemplo, la Gripe de 1918.


Detente un instante. Mira primero dentro de ti, ¿cómo te sientes? ¿qué sientes? Seguro que puedes hacer algo para cambiarlo. Realmente, el llegar a donde tú quieras llegar, depende de ti, y si no crees así, es que aún no estás dispuesto a dar lo mejor de ti mismo para llegar a donde tú te mereces, siendo quien de verdad debes de ser. El camino puede ser difícil, pero no es imposible andarlo.


Haz que los días cuenten, y sobre todo, haz que este año sea para tí diferente. No vaya a ser que dentro de dos años, tengas que resumir tus años en "uno solo", porque tú no has querido hacerlo diferente, marcando un antes y un después.






Recent Posts

See All
 
 
Subscribe to Our Newsletter

©2019 by TheVoiceThatListens. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now