Incense
 
 

Un Adiós es igual a un íntimo encuentro

Updated: Mar 16

- Se acabó. Nada de lo que está ocurriendo ahora, puede ser cierto. ¿Por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué me ha dejado?


Decía la chica de ojos tristes paseando por el río, una y otra vez. En sus palabras estaba plasmado el dolor de los sueños caducados, las espinitas clavadas en el corazón, y la incertidumbre por tener que vivir algo tan incierto. Por ello, al son del viento, la voz de un árbol, comenzó a sonar más fuerte que todas las palabras de desaliento que quedaron plasmadas en el aire.

* ¿Qué te ocurre, querida chica? ¿Por qué lloras?

- Lo que un día pareció ser para siempre, en un segundo se esfumó. Estoy desolada, no sé que debo hacer.

* Lo primero que deberías hacer es disculparte.

- ¿Qué? ¿Disculparme? ¿Por qué dices eso?

* ¿Acaso no piensas que tú eres la culpable? ¿Acaso no piensas que "si hubieras hecho las cosas de manera diferente, nada de esto hubiera pasado"?

- Así es.

* ¡Error! Te estaba poniendo a prueba. ¿Por qué deberías disculparte? Estoy seguro que no es tu culpa. En realidad, cuando dos personas se separan, es porque ya han andando el camino juntos, hasta que deben seguir andando otros caminos, separados, que nunca se sabrá el final de cada uno.

- ¿Qué quieres decir?

* A veces, todo lo que tiene un inicio, aunque no lo veamos, también tiene un final. Es el Ying y el Yang. Otras veces. ese final se vuelve en otro inicio distinto. Salta hacia el numero 13, sin previo aviso, para encontrarse con una etapa de muerte y renacimiento. Y entonces, nuevos caminos comienzan a emerger.

- Siento que me he perdido a mi misma, que no sabré volver a ser quien era. Que me falta una parte importante de mi, que ya no soy la misma

*Es muy posible, a veces cuando ocurren estas desuniones, nos volvemos alguien completamente extraños para nosotros mismos, pero aunque sintamos que hayamos cambiado mucho, hay algo que no habrá cambiado por completo.

- ¿Qué es?

* Nuestra esencia. Estoy seguro que aún puedes conectarte con quien verdaderamente eres, aquella persona que nada ha olvidado pero que muchos recuerdos ha cosechado. Para acceder a esa persona que fuiste, eres, y serás, puedes mirarte al espejo. Sentiras dolor, te sentirás en soledad, pero, déjame decirte que, volviendo a ti, a tu ser, hablando a tu alma, nunca te sentirás sola. Porque descubrirás que, pase lo que pase, tú eres la mejor parte de ti. Todos los demás son añadidos. Háblate. Dite a ti misma cuanto te quieres, que importante eres para ti. Háblate de amor, de amor propio, dite lo hermosa que eres, hasta cuando llores, pues esas lágrimas serán las aguas que hagan florecer de nuevo las rosas de tu jardín interno. Y algún día comprenderás que todo final es simplemente algo ilusorio. Solamente podemos hablar de cambios. Recuerda las estrellas, ellas cuando mueren, se convierten en polvo, cambian, y vuelven a renacer. O toma como ejemplo mis hojas. Cuando caen, ellas no se sienten tristes, no sienten que están perdidas, porque saben de donde vienen, y aunque hayan caído, podrán conocer qué es la libertad, volar con el viento, y dejarse llevar. Y estoy seguro de que, por mucho que sientas que estás muerta por dentro, por mucho dolor que carguen tus huesos, podrás salir hacia adelante. Y más te digo, déjate morir. Déjate renacer, más fuerte, más poderosa, y aquello que se te negó cuando querías hacer feliz a otra persona, volverá más fuerte para hacerte más feliz a ti. Si necesitas soledad, permítetelo, sin miedo, pues será el inicio de un nuevo encuentro, contigo misma. Hay una parte de ti, en ti, que no te quiere ver sufrir. Permite que te abrace desde el alma, aunque te duela, pues te curará las heridas. Estoy seguro que te está esperando para ayudarte en este nuevo camino. Tristemente, cuando nos ocurren desafortunios como éste en nuestra vida, es cuando más nos conectamos con quien somos, para, juntos, convertirnos en alguien invencible.

- ¿Cómo puedo saber quien soy?

* Recuérdate a ti misma como eras antes de que todo empezase. Escribe lo que te gustaba hacer, recuerda aquello que hacía sentirte bien, que hacía que tu alma sonriera, y era como agua fresca en tus labios cuando más sed sentías. ¿Qué es lo que te hacía feliz? O mejor dicho, ¿qué te ayudaba a encontrar la felicidad? ¿Cómo te consentías a ti misma? ¿Qué sueños te hacían estar despierta hasta tarde queriendo que se hicieran realidad? Ha llegado para ti un cambio, no lo catalogues como bueno, no lo catalogues como malo, pues de una forma u otra, hará que te sientas humana, y a la vez, cuando haya llegado el momento oportuno, te convertirás de nuevo en una superheroína que hará que te puedas comer el mundo.

- Gracias por tus palabras. Prometo a partir de hoy, amarme más que nunca, amarme como nadie más me ha amado. Hacerme a mi misma la mujer más feliz de todo el mundo. Entiendo que, pase lo que pase, sólamente nosotros tenemos la decisión de elegir cómo enfrentar los problemas. Y yo elijo hacerme fuerte, hacerme feliz, y disfrutar a partir de ahora de lo bello que es la vida, dar las gracias por lo que vino y se fue, y más importante aún, por lo que está por llegar.



Recent Posts

See All
 
 
Subscribe to Our Newsletter

©2019 by TheVoiceThatListens. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now